El Derecho Administrativo desde la jurisprudencia. Una mirada refrescante.


Francisco Agüero Vargas

Director, Centro de Regulación y Competencia, RegCom

Profesor Asistente, Departamento de Derecho Económico

Facultad de Derecho - Universidad de Chile


El segundo año de pandemia es una invitación para leer los libros de Derecho que compramos el 2020. Uno de los textos que reservé fue “El derecho administrativo chileno. Crónicas desde la jurisprudencia”, de Luis Cordero. Este libro es parte de la colección Breviarios de la editorial DER, que es un formato que se ha usado previamente para difundir investigaciones en un formato portátil y con una extensión adecuada la que, por una parte, permiten una lectura en estos tiempos de prisa, y, por otra, aborda en profundidad un tema monográfico. Más aún cuando es de Derecho Administrativo. Recordamos trabajos similares de autores como Jorge Bermúdez, Alejandro Vergara, C. Rojas, entre otros.


En esta oportunidad, el libro tiene un título que parece escapar a la brevedad que exige el formato. Abarcar el Derecho Administrativo “desde la jurisprudencia” parece una misión imposible. Pero, cómo sabemos, el autor ha seguido los avances y retrocesos del Derecho Público desde los tribunales desde hace más de una década, por lo que la obra puede cumplir lo que promete: brevedad y un análisis profundo.


El trabajo parte con una cita a Valentín Letelier, del año 1896, sobre cómo aplicación del Derecho por los jueces, en sus sentencias, son la ley. La opinión de Letelier coincide con lo que advertiría el año siguiente O.W. Holmes respecto del Derecho y el Common Law: si se conoce cuál es la práctica judicial, podrá predecir cómo decidirán los jueces.


Por lo mismo, la introducción de este breviario parte con las palabras de un juez de la Corte Suprema chilena en las que expresa cómo deciden los jueces al aplicar la ley. Con nuevas fuentes, por ejemplo. Todo lo cual no hace sino recordar las palabras de Bernd Rüthers sobre el paso de un Estado de Derecho a un Estado Judicial. De ahí que el trabajo del profesor Cordero identifique que su énfasis es mirar al Derecho Administrativo desde las decisiones de los jueces, con nombre y apellido, como son Urbano Marín, Pedro Pierry, Sergio Muñoz, entre otros.


El libro se divide en tres capítulos. El primero, sobre las claves para entender el Derecho Administrativo chileno. El segundo capítulo aborda la modelación judicial de las decisiones administrativa. El tercer capítulo y final estudia algunas de las instituciones del Derecho Administrativo nacional y su evolución reciente.


En la primera parte se destaca cómo debe entenderse el Derecho Público chileno, especialmente en su desarrollo tras el retorno de la democracia. Es un derecho tensionado, primero por sus tradiciones, y segundo, por el giro autoritario y neoliberal de la dictadura. Está también tensionado por un creciente control judicial de la actividad administrativa, por la vía del “recurso de protección”. Por lo mismo, los últimos años son de creciente importancia para la Corte Suprema y su Tercera Sala en la implementación de la legislación administrativa, dictada en los últimos veinte años, pero también de la Constitución. Es un Derecho en el cual se vislumbran tres instituciones encomendadas del control contencioso administrativo, como son el Tribunal Constitucional, la Corte Suprema y la Contraloría General de la República. Aún más, el texto muestra cómo ellas están haciendo el control de la actividad administrativa y, en definitiva, de las políticas públicas.


En la segunda parte del trabajo del profesor Cordero se aprecia un análisis fino de ciertas decisiones judiciales que muestran cómo ha variado el escrutinio y control de decisiones estatales, especialmente en una época de mayor demanda de eficacia a las soluciones públicas de los problemas públicos. Por lo mismo, identifica cuándo, a su juicio, los tribunales pasan a implementar o a diseñar políticas públicas cuya aplicación ordinariamente la veíamos naturalmente situada en la Administración y en elementos del mérito y conveniencia de sus actuaciones.


En la tercera parte se estudian tres instituciones fundamentales para la actividad estatal, como es la motivación del acto administrativo, la nulidad de las actuaciones públicas y la responsabilidad del Estado. Ese estudio evidencia el cambio progresivo de nuestras cortes. Es un estudio erudito, que, además, sabe insertar referencias a la literatura comparada que permiten poner la tradición local en una perspectiva comparada.


Este libro debe ser leído por todos quienes quieren entender la lógica interna del Derecho Administrativo chileno, como lectura obligatoria para cualquiera que quiera comprender cómo funcionan las instituciones nacionales y, en definitiva, conocer cómo se resolverán las futuras controversias de Derecho Público. Entendiendo el excurso de las decisiones de las últimas décadas, podremos entender los cambios que nos traerá el futuro.


Como puede verse, el trabajo de Luis Cordero ha construido una teoría más general, nacional, desde la crónica y el estudio de casos y decisiones del Derecho Público. Es un estudio que muestra en opiniones y examen los giros de nuestro Derecho Administrativo, no sólo para extranjeros, sino que para la academia y el foro nacional. Lo hemos disfrutado y lo recomendamos.


Luis Cordero Vega. “El derecho administrativo chileno. Crónicas desde la jurisprudencia”, Santiago, DER Ediciones, 2020, 182 pp.

338 visualizaciones0 comentarios