¿El derecho como instrumento de gestión para la protección del clima?

El derecho a un futuro en los tribunales


Prof. Dr. Kathrin Nitschmann

Profesora de derecho administrativo

Universidad de Ciencias Aplicadas de Trier

Campo del Medio Ambiente





La "decisión climática" del BVerfG del 24 de marzo de 2021, Ref. 1 BvR 2656/18, es sólo un ejemplo de la multitud de demandas motivadas por la protección del clima que ocupan actualmente los tribunales de todo el mundo, dirigidas tanto contra los Estados, como en el caso de la decisión alemana, como contra las empresas.


Muchos observadores consideran que la decisión del Tribunal Constitucional Federal (BVerfG) del 24 de marzo de este año tiene un contenido que marca una nueva etapa, cuyos efectos van mucho más allá del tema concreto y que implicó la inconstitucionalidad parcial de la Ley Federal de Protección del Clima (KSG). Ya en 2019, el Tribunal Supremo de los Países Bajos, el Hoge Raad, había confirmado la decisión de los tribunales de instancia de obligar al Estado neerlandés a reducir las emisiones de CO2 más de lo previsto, es decir, no solo en un 20% respecto a 1990, sino en un 25% para 2020, (Gerechtshof Den Haag 9.10.2018 - 200178145/01, ECLI:NL:GHDHA:2018:2610; Hoge Raad 20.12.2019 - 19/00135, ECLI:NL:HR:2019:2006). Aunque un escenario similar en Alemania parecía difícil de imaginar desde una perspectiva constitucional, el Tribunal Constitucional Federal alemán ha impuesto ahora también a las empresas y a la sociedad la obligación de actuar de forma sostenible a largo plazo, contrarrestando así el argumento de que "la protección del clima es una tarea de la política, no de los tribunales", tal y como había hecho anteriormente el Hoge Raad de los Países Bajos. En general, los derechos humanos pasan cada vez más a primer plano en el contexto de los fracasos de la protección del clima. En un caso presentado ante el TEDH de Estrasburgo en 2020 jóvenes de Portugal denuncian que 33 Estados europeos violan sus derechos de la Convención, especialmente el derecho a la vida y a la salud, mediante políticas climáticas inadecuadas. Tales recursos a las más altas instancias jurisdiccionales conducen a un debate dogmático-legal de la dimensión de los derechos fundamentales con su impacto en el futuro.


Mientras que el Tribunal Supremo neerlandés se refiere a la dimensión de protección de los derechos fundamentales, el BVerfG rechaza una violación del deber de protección e intenta encontrar una dimensión de defensa construyendo un "efecto anticipado” similar a una violación. Al hacerlo, no transforma los efectos intergeneracionales de los deberes de protección, ya reconocidos en el derecho objetivo por el Art. 20 Ley fundamental de Alemania, en una dimensión jurídico-subjetiva, sino que crea un nuevo derecho fundamental a la protección intertemporal de la libertad sobre la base de los derechos fundamentales de libertad y en conexión con el objetivo estatal de protección del medio ambiente. Dogmáticamente, el derecho fundamental de defensa y el deber de protección del Estado se entrelazan en el plano de la intervención. En concreto, el BVerfG afirma que el desplazamiento de las cargas de reducción hacia el futuro ya no es compatible con los requisitos del artículo 20 -protección de las bases de la vida para las generaciones futuras- ni con el principio de proporcionalidad, porque conduce a cargas desproporcionadas sobre las libertades futuras. La figura de un "derecho fundamental a la libertad futura" desarrollada por el BVerfG permite, o incluso exige, coacciones a la libertad de los demás a la luz del artículo 20a GG. Es cierto que, según la perspectiva de cada uno, la protección del clima no sólo aporta beneficios, sino que también puede estar asociada a pérdidas -especialmente financieras-, pero esto no significa en todo caso que sea una violación de los derechos fundamentales. La Ley Fundamental alemana protege los derechos pecuniarios en su existencia concreta, pero no las meras perspectivas de adquisición o beneficio, así como los derechos de libertad - también de la generación venidera.


A pesar de la diversidad de culturas jurídicas, la decisión alemana también merece atención más allá de sus fronteras. Es concebible una transferencia de la dogmática de la "intervención anticipada” utilizada por el tribunal y del concepto de derechos intertemporales a otros sistemas jurídicos.


Lo que tienen en común las citadas decisiones judiciales es que orientan la política al obligar a los responsables a establecer nuevos objetivos y prioridades. Independientemente de las críticas a esta intromisión en la esfera política, los políticos alemanes la aceptan paradójicamente con gratitud: En mayo de 2021, sólo unas semanas después de la decisión del BVerfG en abril, se produjo un endurecimiento de la Ley Federal de Protección del Clima (KSG), que entró en vigor el 31 de agosto de 2021. Los objetivos de reducción se redefinieron, la neutralidad de los gases de efecto invernadero debe alcanzarse en 2045, y se aplica un objetivo de reducción de al menos el 88% para el año 2040. Para proporcionar ayuda financiera, el gobierno alemán adoptó el 23 de junio un programa de emergencia de 8.000 millones de euros.


Los juicios contra estados deben distinguirse de aquellos contra empresas, que, sin embargo, completan el cuadro del esfuerzo actual de usar el poder de los tribunales como instrumento de gestión para la protección del clima. En Alemania, RWE ha sido demandada por un ciudadano peruano que ve peligrar su propiedad por el hecho de que el nivel de un lago glaciar en las altas montañas de los Andes está subiendo y el agua amenaza el valle. En el procedimiento de apelación, el Tribunal Regional Superior de Hamm (orden de 30 de noviembre de 2017 - I-5 U 15/17) consideró que la demanda era concluyente y procedió a la toma de pruebas. En los Países Bajos, se ha ordenado a la empresa Royal Dutch Shell que reduzca las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por ella misma y sus clientes en un 45% para 2030 (Rechtbank Den Haag ECLI:NL:RBDHA:2021:5339). En la actualidad, hay muchos indicios de que la función y el efecto regulador de la legislación se han indispensable para hacer avanzar causas basadas en la protección del clima.


Ahora bien, uno puede tener dudas sobre si, en un Estado constitucional democrático, los tribunales son las instancias adecuadas para decidir sobre el momento y el alcance de la limitación de las emisiones de gases de efecto invernadero para evitar el daño climático global. Es cuestionable hasta qué punto la responsabilidad nacional de empresas puede hacer una contribución efectiva a la protección del clima con respecto al riesgo de importante de “fuga de carbono”. Ciertamente, las decisiones de asignación y equilibrio necesarias deben tomarse y responderse a nivel político nacional y internacional. Sin embargo, la decisión del BVerfG no sólo demuestra de manera ejemplar que los instrumentos estatales para reducir los daños climáticos están disponibles, sino también que, mediante la cooperación del sistema político con los más altos tribunales, se le dan literalmente alas legales a la voluntad política supuestamente existente. De hecho, los responsables políticos se ven ahora obligados a redoblar sus esfuerzos en las batallas de distribución nacional de las cargas de reducción de emisiones y, además, a tomar medidas aún más contundentes a nivel internacional. Los tribunales no pueden quitárselo.

98 visualizaciones0 comentarios